CONTÁCTANOS   +44 (0) 20 3129 3301

Expertos a tu disposición

Nuestro equipo de expertos te acompaña en cada etapa de tu compra, para que elijas el material más adaptado a tus necesidades.

Lun-Sab 9:00-12:00/14:00-19:00

+44 (0)20 3129 3301


A través de nuestro Help Center

CONTACTO
(= line.product.common.ancestorIds[1] || line.product.common.ancestorIds[0] || line.product.common.id =) (= line.quantity =) (= line.product.common.title =) (= line.unitAmountWithTaxes =) (= cartData.common.currencyCode =)

¿Cómo elegir correctamente las botas de esquí de fondo skating o clásico?

Primer paso antes de probarte unas botas de esquí de fondo

Cuando quieras elegir unas botas de esquí de fondo debes recordar que el objetivo es que estas estén bien ceñidas a tus pies, para aprovechar a tope la estabilidad y la transferencia de energía que te brindarán durante tu actividad. Unas botas de esquí de fondo tienen un fit bastante apretado. Cuando te pruebes la bota, lo primero que tienes que comprobar es la sujeción del talón. Un talón bien sujeto asegura un mejor guiado de los esquís. Para ello, asegúrate de que tu talón no “baila” de derecha a izquierda o de arriba abajo. Ciertas marcas como Rossignol o Madshus tienden a ofrecer una gran sujeción del talón y una zona de los dedos no demasiado fina, por lo que se trata de una buena elección para esquiadores de pies bastante anchos. Por lo general, puedes elegir la misma talla que la de los zapatos o botas normales que elegirías para calzarte en tu vida cotidiana.

Evalúa tu nivel

El tamaño puede cambiar según las diferentes construcciones del calzado. Por ejemplo, en un calzado de gama baja, la horma es más generosa que en los modelos Racing. Los criterios del tamaño son los mismos, solo cambia la necesidad del esquiador. Se estará más holgado/a en unas botas de ocio que en un modelo eficiente que busque una mayor sujeción del pie para ganar en reactividad.
elegir una bota de esquí de fondo

Diferencia de construcción entre las botas de esquí clásico y las de esquí skating

En skating, los apoyos son laterales, es decir que tus pies se mantienen perfectamente alineados durante toda la práctica. No hay movimientos hacia delante y hacia atrás en tu bota. Y si notas un ligero roce en tu bota, no será un problema, se amoldará a medida que la uses y ganarás un poco más de espacio y comodidad. Tardarás entre 5 y 10 prácticas para sentirte realmente cómodo/a con tus botas de esquí skating.
bota de esquí de fondo skating
En clásico, con los apoyos alineados, si hay un ligero contacto, quizás sea mejor hacerse con una talla de más para evitar los choques y las ampollas.
bota clásica de esquí de fondo

Un detalle a tener en cuenta: los calcetines de esquí

Lo que se espera de un par de calcetines en esquí de fondo es diferente a lo que se espera en esquí alpino. Los calcetines de esquí de fondo deben ser muy finos con una confección 100% sintética o que mezcle lana y materias sintéticas. El objetivo es tener un mínimo de tela para que ocupe un mínimo de espacio en la bota, la cual ya estará bastante ceñida al pie. No dudes en echar un ojo en nuestra sección de calcetines nórdicos para encontrar los ideales para ti.
calcetín de cross-country
pruébate una bota de esquí de fondo

¿Cómo probarse las botas de esquí de fondo en casa?

Ponte encima de una alfombra y quédate de pie una decena de minutos. Si durante ese tiempo los dolores aparecen o sientes que te aprietan en algún sitio, es que las botas son demasiado pequeñas. Si sientes ligeras molestias, o mejor aún, nada de nada, esto quiere decir que las botas son de tu talla. En lo que respecta a las ligeras molestias, hay que tener en cuenta que las botas se van a alargar a lo largo de las prácticas. Ten en cuenta que se trata de esquís que miden 44 mm. de ancho de media, por lo que unas botas ceñidas te asegurarán un excelente guiado y un buen equilibrio.

Ver los otros tutoriales de esquí de fondo: