Pago seguro
Entrega rápida
9,2/10
Teléfono (sólo inglés): 919 010 928

Las diferentes ceras de retención

Las ceras de retención solo se utilizan en esquís de fondo clásico hechos para encerar, es decir, sin escamas ni piel. Este producto asegura la misma función antirretroceso, pero se destina más a esquís que busquen mucha eficacia en estilo clásico. 

Descubre a nuestra sección de ceras de retención.

La Cera de untar

La cera de untar es la cera de retención que se utiliza en los esquís de clásico cuando la nieve está todavía fresca. Sirve para los días en los que la nieve está cayendo, así como los días sucesivos, si las condiciones meteorológicas se mantienen estables.

Se aplica deslizándola como una barra de labios sobre la zona de retención a ambos lados de la ranura central. En cuanto al alisado, a menudo se hace con ayuda de un corcho natural o sintético, según la dureza de la cera. Para un encerado duradero se aconseja aplicar y alisar entre dos y tres capas de poussette.

La cera de untar con flúor

Esta cera está hecha para el mismo clima que la de untar normal, pero la versión con flúor está hecha además para una máxima eficacia en las competiciones. Un aditivo fluorado tendrá el mismo efecto que una cera de deslizamiento, es decir, un tratamiento hidrofóbico en la zona de retención. El efecto que se quiere conseguir aquí es limitar al máximo la fricción en la zona de agarre y prolongar las fases de deslizamiento para ahorrar el máximo esfuerzo.

Como ocurre con la cera de untar normal, se aplica como una barra de pegamento en la zona de retención de cada lado de la ranura central de los esquís. El alisado puede hacerse con la ayuda de un tapón de corcho para las ceras de untar más blandas de nieves cálidas o con un tapón sintético para las ceras más duras. Para limitar el desgaste con el paso de los kilómetros, se aconseja aplicar y alisar dos o tres veces la cera.

Nieve fresca: La nieve que acaba de caer puede estar, en condiciones frías y secas, muy fina y cristalina. Pero también puede haber nieves frescas bastante gruesas, las que encontramos sobre todo al final de la temporada, y las reconocemos por el tamaño de los copos, que son mucho más gruesos y no conservan su tamaño original, sino que se mezclan con los otros y dan uno aspecto algodonoso y sobre todo muy húmedo. Sigue siendo nieve fresca porque el copo de nieve no es redondo. Un copo redondo lo encontramos en nieve transformada, cuando la capa de nieve ha sufrido un aumento de la temperatura y está más húmeda.

La cera klister

La klister es la cera de retención que se utiliza en los esquís de clásico y cuando la nieve se ha transformado. Con el aumento de las temperaturas el grano de nieve pasa de cristalino a redondo. Es una cera que utilizamos en general en las nieves congeladas muy compactas de la mañana y que tienden a ablandarse cuando les da el sol.

Es una cera que utilizamos aproximadamente el 70% del tiempo. Se aplica deslizando un poco de la pasta con trazos diagonales a lo largo de la zona de retención. Esto puede hacerse de dos maneras: o bien con la palma de la mano o bien con un pincel o plancha recalentada o un soplete. Para que la duración del encerado sea más satisfactoria no dudes en hacer dos o tres aplicaciones.

La cera klister fluorada

La cera klister fluorada es la más utilizada para la competición. Aprovecha las características del flúor para alejar la humedad de las suelas lo más rápidamente posible y limitar el efecto de fricción. Se utiliza como klister normal en nieves transformadas de grano redondo, pero será más eficaz en la fase de deslizamiento. La manera de aplicarla es idéntica a la del klister normal. Es muy útil aplicar y alisar el klister dos o tres veces para limitar el desgaste.

Nieve transformada: Cuando aumenta la temperatura la nieve experimenta una transformación, el gramo pasa de ser fino y cristalino al estado de grano grueso. En resumidas cuentas, la tasa de humedad de la nieve aumenta y se llenada de agua. En este tipo de condiciones la nieve está la mayor parte del tiempo congelada y muy compacta por la mañana y se recalienta al mediodía y pasa a un estado de grano gordo trabajado por el tránsito de los esquiadores.