CONTÁCTANOS   +44 (0) 20 3129 3301

Expertos a tu disposición

Nuestro equipo de expertos te acompaña en cada etapa de tu compra, para que elijas el material más adaptado a tus necesidades.

Lun-Sab 9:00-12:00/14:00-19:00

+44 (0)20 3129 3301


A través de nuestro Help Center

CONTACTO
(= line.product.common.ancestorIds[1] || line.product.common.ancestorIds[0] || line.product.common.id =) (= line.quantity =) (= line.product.common.title =) (= line.unitAmountWithTaxes =) (= cartData.common.currencyCode =)

¿Cómo ajustar tus fijaciones Flow?

Una fijación de snowboard Flow se considera bien ajustada cuando la sujeción es firme y la calzadura, fácil. Para conseguirlo, te explicamos los pasos a seguir. Atención: el ajuste se hace a mano, manipulando las botas sobre la tabla. Es por ello que tienes que hacerlo con tranquilidad y sin tener las botas puestas. Te aconsejamos que lo hagas en una mesa y a tu altura.

Si quieres saber cómo montar tus fijaciones en la tabla de snowboard tienes a tu disposición otro tutorial dedicado al montaje de fijaciones.

Primer paso: Abrir completamente la fijación y centrar la bota en ella

Para este primer paso tienes que retirar los straps, aflojando completamente las correas de amarre, y luego abrir el highback bajando la palanca situada en la parte trasera de este. Una vez que tengas tu fijación completamente abierta, coloca tu bota encima, intentando centrarla lo mejor posible, tanto de derecha a izquierda como de delante a atrás.

Segundo paso: Cerrar la fijación y centrar la correa

Una vez que tengas la bota bien centrada, cierra la fijación. Para ello, sube el highback y bloquea la palanca, luego vuelve a trabar la correa y céntrala lo mejor posible, de manera que envuelva tu bota de manera uniforme y equilibrada.

Tercer paso: Comprobar que la entrada trasera es fluida

Una vez que hayas centrado bien la correa, abre de nuevo el highback y prueba a meter y sacar la bota. Esto debe ocurrir fácilmente, sin forzar.

Cuarto paso: Probar la sujeción del talón

Después de asegurarte de que la entrada trasera es funcional, asegúrate de que la sujeción del talón es correcta. Para ello, empuja la bota por debajo y fíjate si el talón se despega. Si es el caso, quiere decir que tus correas no están lo suficientemente apretadas. Ajústalas de nuevo y prueba de nuevo a despegar el talón de la bota. Repite esta etapa hasta que el talón de la bota esté bien bloqueado. ¡Ya está! Tu fijación estará bien ajustada.