Pago seguro
Entrega rápida
9,2/10
Teléfono (sólo inglés): 919 010 928

¿Qué fijación de esquí de travesía elegir? ¿Cuál es la mejor fijación de esquí de travesía?

Principio de funcionamiento de una fijación de esquí de travesía:

Ya conoces la fijación alpina clásica que asegura la sujeción de las botas de esquí y las libera en caso de caída.

La fijación de travesía se basa en el mismo principio en las bajadas pero dispone además de un modo marcha único que libera el talón de las botas.

Así se puede deslizar el esquí de manera natural sin demasiado esfuerzo en las subidas.
Hay varias tecnologías que responden a diferentes prácticas, pero el principio es siempre el mismo.
Articulación fijacion esquí de travesía

Para las fases de subida:

Las botas se mantienen sujetas en la parte delantera, pero el talón se queda libre.

Unas cuñas, llamadas cuñas de subida, pueden ubicarse bajo el talón en las pendientes pronunciadas y evita forzar los gemelos.

Algunas fijaciones vienen con varios niveles de cuña para adaptarse a las diferentes inclinaciones.

Activar o retirar la cuña es pan comido, todo se hace con la punta del bastón.

Animación de fijaciones de esquí de travesía
Todas las fijaciones de esquí de travesía pueden funcionar con cuchillas en caso de necesidad. Las cuchillas sirven de crampones cuando la nieve se vuelve muy dura.

Con cada paso, la cuchilla rompe la costra helada y asegura un efecto antideslizamiento perfecto cuando las pieles de foca y los cantos empiezan a ceder.
Crampones fijacion esquí de travesía

Para las fases de bajada:


Las fijaciones de travesía se transforman en fijaciones clásicas para sujetar las botas en su conjunto. Con una fijación tech solo hay que hacer girar la talonera, colocar los insertos traseros en la posición correcta, destrabar el seguro delantero y luego encajar el talón. En una fijación de chasis o marco solo hay que apoyarse sobre los talones para poner el chasis en contacto con el esquí y bloquear el cierre con la ayuda del bastón.

Los diferentes tipos de fijación de esquí de travesía:


Debido a la diversidad de prácticas, existen varios tipos de fijaciones de esquí de travesía en el mercado y cada una responde a unas necesidades específicas:

- Un peso mínimo para los competidores que busquen ahorrarse hasta el último gramo de peso.
- Una sujeción y una seguridad óptima para los amantes del freeride a los que les gusta coger velocidad.
- Un equilibrio entre peso y seguridad para los esquiadores polivalentes.

Nota: Para una mayor comprensión hemos clasificado las fijaciones por peso.

Las fijaciones Low Tech de competición

Se trata de las fijaciones más ligeras del mercado (menos de 300 gr. por par). Son muy minimalistas, no disponen de sistema de desacoplamiento delantero y muy raramente trasero.

El leash reemplaza al stop esquí demasiado pesado, la talonera es fija y solo dispone de una pequeña cuña de subida. Aquí lo ideal es ser lo más ligera posible para zamparse los grandes desniveles positivos a una velocidad apabullante.

Las fijaciones de competición más conocidas son los Dynafit Low Tech Race, ATK Revolution y Plum Race.
Dynafit low-tech race 2.0

Las fijaciones Low Tech

Las fijaciones Low Tech son más ligeras que las de competición, pero se mantienen aun así muy ligeras (de 300 gr. a 900 gr. por par) y disponen de un verdadero sistema de desacoplamiento en la talonera. Son las fijaciones ideales para la práctica del esquí de travesía light. El riesgo de accidente se limita muchísimo.

Hay fijaciones Low Tech con una talonera rotativa equipada con 2 o 3 cuñas de subida. Así se podrá variar la altura según la inclinación de la pendiente.

Algunos modelos vienen con stop esquís (hay que añadir 200 gr. más por par) para que su utilización sea más práctica.
Dynafit speed turn 2.0
Plum Guide
G3-Ion

Las fijaciones Low Tech híbridas:

Con un peso de entre 1000 y 1700 gramos, un par de fijaciones de travesía híbridas son sensiblemente más pesadas que las fijaciones Low Tech clásicas, pero, como contrapartida, aseguran una máxima seguridad. Son las fijaciones de referencia para los esquiadores que privilegien la seguridad.

Existen 3 grandes familias de fijaciones híbridas:

- Las fijaciones híbridas de tope rotativo:


Como en todas las Low Tech, la regulación Din se hace siempre en la talonera, pero el tope delantero se monta con un sistema de resortes que permiten tener cierto juego en la rotación.

Este sistema mejora el desacoplamiento lateral en caso de caída. 

Ejemplo Dynafit TLT radical ST-FT:

Dynafit TLT Radical FT

- Las fijaciones híbridas con ajuste DIN en el tope:


Estas fijaciones disponen de un tope mejorado con la posibilidad de regular el nivel de desacoplamiento Din en el tope delantero además de la regulación de base en la talonera.

Por primera vez una fijación Low Tech puede quitarse por la parte delantera de manera controlada.

Un ejemplo es la Vipec de Diamir:

Diamir Vipec

- Las fijaciones híbridas con las llamadas taloneras:


e trata de unas verdaderas fijaciones híbridas. Usan un tope clásico de insertos (pins) para una marcha más cómoda y la parte de la talonera se parece a una de esquí alpino (con cuñas para las subidas).

Este sistema mejora la fiabilidad del desacoplamiento y la sujeción de las botas en las bajadas.

Atención: esta fijación solo es compatible con ciertas botas de esquí de travesía debido a su talonera sin inserto.

Ejemplo: la Kingpin de Marker:

Marker Kingpin

Las fijaciones de travesía de chasis o marco

Esta es la fijación de travesía que se parece más a los que estamos acostumbrados a encontrar en los esquís alpinos. Cuenta con una talonera y un tope delantero regulables y montados en un chasis articulado que se desbloquea cuando se quiera para pasar fácilmente de modo subida a modo bajada y viceversa.

Las fijaciones de chasis o marco son compatibles con todas las botas de esquí ISO 5355 y con un gran número de botas de esquí de travesía. Cuentan con cuñas de subida de varios niveles y una regulación de talla.

El punto débil de estas fijaciones es, evidentemente, el peso, pues hay que sumar como mínimo 1600 gr. por par y, según los modelos, el peso puede aumentar todavía más.

Un ejemplo es la fijación Diamir Freeride.
Diamir Freeride Pro
Esquí de travesía Dynafit

Para concluir:


Si bien todas las fijaciones de esquí de travesía son polivalentes, también hay que admitir que cada tipo de fijación cuenta con sus propias especificidades. Es importante, por tanto, elegir este material en función de la práctica y del nivel técnico. Esto te permitirá hacer travesía en las mejores condiciones posibles.

- Para los aficionados a las subidas puras y a la competición

el peso es un elemento imprescindible. Son ideales las fijaciones de travesía Race o competición (fijación Low Tech competición) que pesen sobre los 200 gr.

- Para los aficionados a las largas subidas

o que encadenen varias el mismo día, aconsejamos las fijaciones Low-Tech, a la vez ligeras y prácticas. Su regulación DIN y los diferentes niveles de cuña para subidas marcarán la diferencia. A los que se preocupen mucho por la seguridad del desacoplamiento les interesarán sobre todo las fijaciones Low-Tech de máxima generación.

- Para los aficionados a la travesía que quieran una total seguridad

y un confort óptimo en bajada tendrán la oportunidad de elegir entre una fijación híbrida o una fijación de travesía de chasis o marco aún más lúdica y económica. La fijación de chasis o marco es una buena elección también para los más freeriders.

Consejo de compra:

Cuando estés eligiendo tus fijaciones de esquí de travesía fíjate bien en la compatibilidad de estas con tus esquís y botas. Además de las normas de la suela, las fijaciones más ligeras no se montan en los esquís más anchos, de la misma manera que las fijaciones llamadas “de chasis” o “de marco” no serán demasiado útiles en esquís superligeros.