Entrega rápida
9,2/10
Teléfono (sólo inglés): 919 010 928

¿Cómo elegir el shape de snowboard correcto?

Snowboard shape
¡No hay que confundir shape y cámber!

El shape de un snowboard es la forma que tiene si lo miramos desde arriba, mientras que el cámber es la curvatura de la tabla vista de perfil. Si la noción de cámber te parece un poco confuso, no dudes en consultar nuestro tutorial sobre cámbers de snowboard.

El shape de un snowboard afecta a su eficacia. Algunos shapes mejoran la agilidad y los otros la sustentación. Cada shape tiene su propia utilidad. Ninguno es mejor o peor, todo depende de lo que busques en un snowboard.

Hay muchos shapes diferentes disponibles en el mercado. Para simplificar las cosas los hemos clasificado por familias:

shape twin
shape twin direccional
shape direccional

Shape Twin

Los shapes twin o twin-tip o true son los shapes más comunes de las boards freestyle. Una tabla twin es una 100% simétrica, si pudieras plegarla en dos el nose se superpondría perfectamente al tail, así como los insertos. El flex es homogéneo a lo largo de toda la tabla. Si no hubiese decoración no podrías distinguir la parte delantera de la trasera.

Estas tablas están hechas para deslizarte tanto en switch como en regular, por eso son de tipo freestyle. Son perfectas para tus sesiones park y street. Hacer un 5-4 o hacer un press con el nose es mucho más fácil con una board twin. Son más ágiles y lúdicas.

Twin shape

Shape twin direccional

Los shape twin direccionales son un tipo de shape twin adaptado a la práctica del all-mountain. Se trata de una tabla simétrica como una twin con nose y tail idénticos, pero cuyos insertos (posición de las fijaciones) están desplazadas hacia atrás. Esto permite contar con la mejor eficacia en nieve dura y de tipo polvo, así como con mucha manejabilidad. Si bien este tipo de shape está concebido para ser utilizado con deslizamiento hacia delante, también puedes hacer un poco de switch de vez en cuando. Es shape más polivalente y la razón por la que lo encontramos más a menudo en las tablas all-mountain.

Encontramos numerosas variaciones en los shapes twin direccionales. Existen flex asimétricos, con noses más flexibles y/o tails más rígidos. Recientemente hemos visto aparecer el Volume twin, una variante nueva. Para no perderte, quédate sobre todo con que el principio del shape Twin Direccional es ser lo más polivalente posible.

Directional twin

Shape direccional

El shape direccional es el más freeride. Como ocurre con los twins direccionales, los insertos están a menudo desplazados hacia atrás para que puedas ganar mayor peso en esta zona y deslizarte de manera más natural. Por lo general, un shape direccional ofrece a la tabla un nose más largo y/o más ancho (a veces incluso puntiagudo), mientras que el tail es, a menudo, más corto y rígido. El nose más ancho otorga mayor sustentación a la tabla y te ayuda a mantenerte en superficie sin esfuerzo. Un tail más agudo otorga un comportamiento más agresivo a la tabla, así como una conducción más precisa. El hecho de que sea más corto ayuda a lanzarse a la nieve polvo y permite elevar el nose.

Algunos snowboards tienen lo que se llama un swallow tail o tail de cola de urraca. Esta forma bien particular mejora aún más la manejabilidad en la nieve polvo y da una sensación de fluidez más evidente. Se parece mucho a surfear. En cambio, este tipo de shape es bastante poco compatible con el switch o el freestyle. Un shape direccional está concebido para utilizarse en goofy o regular ¡pero no los dos a la vez!

Directional
Acabamos de pasar revista a los shapes de snowboard. Encontrarás decenas de variantes: nose puntiagudo, swallow tail, shaoe asimétrico, volume twin... cada uno tiene su nombre. Lo que hay que entender, sobre todo, es que cada una de estas variantes provienen de uno de los 3 shapes que acabamos de describir. Si sabes cuál es tu objetivo en la práctica del snowboard será mucho más fácil elegir el shape de tu tabla.