Entrega rápida
9,2/10
Teléfono (sólo inglés): 919 010 928

¿Cómo elegir unas botas de snowboard?

Cuando metemos los pies en las botas de snowboard a veces resulta difícil saber si la talla es la correcta. Entre el largo, el ancho del pie, el cierre del botín, el de la bota, y los refuerzos laterales, muchos parámetros pueden complicar la cosa.

Arnaud, nuestro especialista del snowboard, te dará los mejores consejos para que estés seguro de que las botas se adaptan bien a tu morfología cuando te las pruebes. Las botas son una cuestión que hay que tener muy en cuenta, pues suponen la parte más importante de tu pack snowboard. Son las responsables de tu confort, pero también podrían molestar y arruinar tus sesiones si están mal ajustadas.

Primera etapa: conocer su talla en Mondo Point

El primer elemento que tienes que saber es tu talla en Mondo Point. Esta escala de correspondencia de tallas está disponible en todas las cajas de botas, zapatillas deportivas, etc. Se trata de tu talla de pie en centímetros.

Segunda etapa: probarte la plantilla del botín

Ahora que conoces tu talla Mondo Point puedes ir a buscar un par de botas de snowboard. Antes de ponértelas, saca la plantilla del botín y coloca el pie encima. Así podrás comprobar a primera vista si vas por el buen camino y es tu talla. Si es el caso es un muy buen primer indicio.

Pon la plantilla en el botín, el botín en la bota y pasa a la etapa siguiente: cálzate las botas.

Tercera etapa: calzarse las botas

Para esta etapa se aconseja calzarte las botas con unos calcetines de snowboard. La idea es ponerte en situación y tener la sensación de estar en plena acción. Escoger unos buenos calcetines de snowboard es también importante. Limitan el frotamiento y mejoran el confort.

Cuando te hayas puesto las botas, ponte de pie para tener una posición más natural y poder atarlas perfectamente.

No te fíes de la sensación que te produzcan las botas cuando están desatadas porque solo cuando estén atadas correctamente tus pies estarán en la posición correcta para juzgar si te quedan realmente bien o no.

Pasamos ahora a la cuestión del amarre. Todas las etapas que vienen a continuación deben hacerse de pie.

Cuarta etapa: cierre del botín

Antes de amarrar la bota, amarra el botín. No lo apretes, no ganarás en sujeción haciendo eso. Por el contrario, si te aprieta demasiado esto podría crear puntos de presión. Lo ideal es cerrarlo lo bastante como para sentir que el pie en su conjunto está lo suficientemente protegido y que el botín se ciñe bien a tu morfología podal.

Quinta etapa: cierre de la bota

Cuando hayas amarrado el botín puedes pasar al amarre exterior. Esta vez tendrás que cerrar con fuerza, como si estuvieras en la pista. El pie debería desplazarse hacia atrás y calzarse completamente bien en la bota.

Sexta etapa: saber si la talla se ajusta

Lo ideal es que los dedos estén ligeramente en contacto con el botín. Cuando te apoyas sobre la canilla (inclinándote un poco hacia delante) y repartes su peso en los dedos, estos deben desplazarse un poco hacia detrás y no estar en contacto con la puntera del botín. Exagera esta postura de flexión y analiza el comportamiento de tu talón. No debe despegarse. Si es el caso es que las botas son muy grandes y te arriesgas a perder agarre, tener zonas de fricción y/o un calentamiento de la bóveda plantar.

Si tus dedos tocan ligeramente la punta del botín cuando te inclinas hacia delante, pero sin convertirse en un punto duro de presión, y mantienes una cierta movilidad de los dedos con el pie en plano, todo debería ir bien. El acolchado pierde una media talla (sobre los 0,5 cm.) con el uso. Es mejor tener un calzado nuevo un poco justo que un poco grande.

Si por el contrario, tus dedos se alejan demasiado de la punta cuando te inclinas sobre la canilla, es mejor que te pruebes una talla menos, ya que si no, una vez que las botas hayan cogido bien su forma, pueden ser demasiado grandes y te sujetarán incorrectamente.

No dudes dejarte las botas puestas en los pies durante al menos 10 o 15 minutos. Esto te permitirá sentir si empieza a quedársete holgado el acolchado del botín.

En resumen:

  • Conoce tu talla Mondo Point.
  • Saca el botín de la bota y comprueba que abarca correctamente tu pie.
  • Cálzate las botas y ponte de pie.
  • Amárrate las botas bien fuerte, como si estuvieras en la pista. Tu pie debe estar correctamente colocado dentro del calzado.
  • Coloca los pies en plano. Tus dedos deben estar ligeramente en contacto con la punta del botín. Si es el caso, ponte de puntillas e inclínate para que la canilla haga contacto en la lengüeta. En principio los dedos ya no deberían tocar la punta de la bota, o al menos, tocarlo muy ligeramente. Exagera al máximo esta posición, el talón no debería despegarse.
  • Ten en cuenta que el acolchado del botín perderá un poco en espesor con el uso, así que es mejor empezar con un calzado ligeramente más pequeño que más grande.

¿Estás listo para descubrir el confort de unas botas de snowboard de calidad?

En Glisshop, nuestro especialista del snowboard te ofrece una amplia gama de botas de esquí de las grandes marcas del momento. Cierre clásico o sistema boa, flexibles o rígidas... encontrarás todo lo que buscas en la sección de botas de esquí.